Tequila Don Julio

Don Julio toma su nombre de su fundador Don Julio González Frausto Estrada, un reconocido destilador de tequila que se inició en la producción de tequila en 1942, a la edad de diecisiete años. Durante cuarenta años, Estrada, que trabajaba en la destilería de su tío nombrada La Primavera, se esforzó en perfeccionar su único producto y logró una reputación positiva en todo México. Pero las cosas realmente despegaron para la empresa en 1985, cuando en su sesenta cumpleaños, sus hijos le obsequiaron con un nuevo tequila de alta calidad llamado Don Julio. Los invitados a la celebración tomaron la bebida y preguntaron si el licor degustado se encontraba a la venta. Al principio, la familia dudaba en producirlo para el consumo público, pero finalmente cedió en 1987, y así nació Don Julio como marca. Don Julio se comercializa como un tequila premium y ha experimentado frecuentes expansiones de cartera. La última fue en 2014, cuando la corporación Británica Diageo tomó el control total de Don Julio, dejando sin embargo los aspectos agrícolas y de fabricación de la marca a la familia Estrada.

Existen muchas facetas en el éxito de Don Julio, y enumerarlas todas haría que esta guía fuera tediosa y aburrida. Pero no se pueden excluir los procesos de envejecimiento añejo y reposado de la empresa al enumerar lo que hace grande a Don Julio. Por ejemplo, los reposados pasan ocho meses en barricas viejas de roble americano que se utilizan principalmente para el envejecimiento del bourbon de Kentucky. En cuanto a los añejos, su crianza es de dieciocho meses completos en barrica reposada propia de la empresa. El resultado es más Agave y menos roble en el sabor, lo cual es excelente para los puristas del tequila. Si desea conocer las marcas de tequila más populares en el mercado, le recomendamos que visite nuestra guía de las principales marcas de tequila.

Tequila Don Julio Blanco

Ligero y fresco es la descripción adecuada del sabor de este blanco, con un toque cítrico que nos saluda en la punta de la lengua. Luego, el Agave dulce aparece, volviéndose cremoso a medida que baja por nuestra garganta. Distinguimos una pequeña quemadura al final, más respetable que ruda, que en ningún caso nos hace olvidar el paso de la bebida por nuestra boca. Se sirve idealmente como base para un cóctel, como una margarita o un siglo XXI.

Destacamos:

  • La nitidez de su aroma de Agave, en combinación con cítricos y dulces, con un final seco.
  • Tequila base a partir del cual se elaboran sus variantes reposadas y añejadas.
  • Ideal para múltiples combinados premium, como un margarita con Agave, hielo y un toque de lima.
  • Todo un referente en el segmento de los tequilas blancos premium, ofreciendo una gran calidad.

Tequila Don Julio Reposado

El Agave y la vainilla están muy presentes al inicio de la cata, seguidos de notas de madera, humo y canela. Todo va suave y sedoso en la transición de labios a boca y garganta, con un recordatorio muy suave de Agave y pimienta al final. La mayoría prefiere consumirlo solo, a temperatura ambiente. Sin embargo, hay un número creciente de bebedores que afirman que este reposado debe servirse solo, pero idealmente frio.

Destacamos:

  • Todo un referente en el segmento de los tequilas reposados, con excepcionales notas de madera, humo y canela que deleitarán al consumidor.
  • Presencia exquisita y elegante de chocolate y toques de canela.
  • Destilado en alambiques de cobre y envejecido durante ocho meses.
  • Ideal tanto para consumirlo solo como en deliciosos combinados.

Tequila Don Julio Añejo

Incluso tratándose de un añejo de acceso a la gama, será difícil encontrar un añejo de tequila que no sea de Don Julio que pueda superarlo. El Agave cocido, la miel silvestre, la lima, la naranja, el pomelo y el caramelo le dan un sabor complejo pero consistente y con mucho cuerpo. El final también es memorable, con cierto hormigueo y miel salvaje presente, todo desciende de una manera suave como la seda. Ya sea que se disfrute solo a temperatura ambiente, o bien refrigerado. Este añejo es el estándar para los tequilas.

Destacamos:

  • Maravilloso y complejo, con matices de vainilla y notas de Oaky Butterscotch.
  • Añejo de referencia dentro de su categoría, ostenta múltiples galardones merecidamente obtenidos.
  • Garantía de satisfacción tanto para iniciados a los destilados como para entusiastas del tequila.

Tequila Don Julio Añejo Claro

Este particular tequila añejo toma su nombre de su característico aspecto final, casi transparente. Este llamativo color transparente y cristalino se logra envejeciendo el tequila durante los mismos dieciocho meses que el añejo base, pero incorporando un proceso de filtración de carbón para eliminar cualquier tipo de color. De hecho, puede engañar a los bebedores (si no han visto la botella antes de consumirlo) haciéndoles creer que están bebiendo un blanco. Sin embargo, aquellos consumidores que toman varios sorbos afirman que el espíritu de este tequila está ciertamente confundido entre las particularidades de un tequila blanco y los característicos matices de un añejo de la firma. La vainilla aparece al comienzo del paladar. Surgen de sabor medio roble carbonizado y nueces tostadas. En cuanto al paso por boca, hay una presencia ciertamente vivaz que asemeja al regaliz y percibimos una falta constante de especias de Agave o pimienta.

Destacamos:

  • En términos generales, es un gran destilado, pero los críticos afirman que es mejor para margaritas o para tomar en vasos de chupito.
  • Ideal para consumidores que busquen probar un tequila único, generoso, complejo y lleno de sensaciones particulares.
  • Don Julio Añejo claro representa una gran innovación en el mundo del tequila, inalterado en términos evolutivos por más de 40 años.

Tequila Don Julio 1942

Esta bebida, que lleva el nombre del mismo año en que el fundador de la empresa elaboró su primer tequila, se envejece durante dos años y medio en barricas usadas de roble americano. El envejecimiento, mas una tercera destilación, contribuyen a un paladar cremoso y suave que presenta pimienta blanca, vainilla, menta, roble cálido y canela. Es un viaje increíblemente complejo y robusto por la boca y la lengua. El suave flujo de sabor desde los labios hasta la lengua y el esófago es otra seña de identidad de este añejo. Solo la quemadura mencionada anteriormente detiene el flujo del sabor, y prácticamente solo los más acérrimos entusiastas del tequila detectarán dicho bocado. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, es un mero contratiempo en una lluvia ámbar de merecidos elogios por la bebida.

Destacamos:

  • Excepcional apariencia y sabor artesanal, con un emblemático tono ámbar translúcido y motas de oro.
  • Aromas característicos de roble y vainilla, nueces y fruta madura.
  • Ideal para disfrutarse solo, al natural o muy sutilmente refrigerado.

Sobre Mis Tequilas

Esta web participa en el sistema de afiliados de Amazon y los enlaces te dirigen a productos de su web, donde ganamos una pequeña comisión por cada compra que hagas y que destinamos a ofrecerte los mejores análisis y novedades del sector. No te supone un coste adicional y nos sirve también para mantener la página y los costes asociados a la misma.

Copyright 2021© Desarrollado por Arsolex Networks